Volar en un “CIRCO LOCO”

dc-10Pocos McDonnell Douglas DC-10 han aterrizado en el Aeropuerto de Ibiza hasta su retirada en la pasada década . Su inmenso tamaño, entre otras cosas, hacía que las compañías aéreas se decantaran por otros modelos de avión para sus conexiones con la isla. Y es que aquella nave había nacido en los setenta para competir con el todopoderoso y archiconocido 747. Era la alternativa al mainstream aeronáutico.

En este sentido, el Club DC-10 de Ibiza comparte muchas cosas con su tocayo. Al igual que el McDonnell Douglas la sala se posicionó como una alternativa a la oferta existente. Y eso de ser el más joven de la familia discotequera ibicenca no es nada fácil.

En 1999 era incierto que un antiguo hangar reformado, a tiro de piedra del aeropuerto, fue el lugar escogido para el despegue de DC-10. ¿Cómo puede sobrevivir una nueva discoteca en una isla que ya era conocida mundialmente por su fiesta?. Pues montando un circo…loco. Y, ¿a qué “dementes” se le puede ocurrir organizarla todos los lunes? Antonio y Andrea Pelino tenían en sus “alocadas” -o visionarias- cabezas crear un espacio de ocio techno underground . Un lugar para los forajidos de las noches de Ibiza.

Los hipsters de la música electrónica captaron el mensaje y, poco a poco, el DC-10 conseguido seducir a público selecto en el que destacan celebridades como el motorista Valentino Rossi. A dia de hoy, la sala más rebelde de la noche ibicenca sigue sumando acólitos a pesar de las dificultades que han pasado durante los últimos años. Es normal. Como su tocayo aeronáutico, la discoteca tiene una gran autonomía de vuelo…

Related Posts