El día en el que Bob Marley se enamoró de Ibiza

Bob Marley en el Aeropuerto de Ibiza Foto: Francesc Fàbregas Fuente: www.rockdelux.com
Bob Marley en el Aeropuerto de Ibiza
Foto: Francesc Fàbregas
Fuente: www.rockdelux.com

“El dinero no puede comprar la vida”, dijo Bob Marley en 1981. Poco después un cáncer apagó la llama de uno de los artistas más admirados y reivindicativos de la historia. Las letras de Marley eran gritos de protesta que ondeaban, en los convulsos años 70, junto al movimiento Hippie. Fue esto, quizás, lo que llevó al jamaicano a realizar uno de sus últimos conciertos en Ibiza.

En 1978, España estaba a las puertas de la democracia, pero había un lugar que había mantenido una cierta burbuja mágica que lo había aislado de la dictadura y había ido acogiendo a miles de hippies de todo el mundo. Tanto Ibiza como Formentera eran lugares vírgenes en los que había germinado el flower power y se estaba plantando las bases del actual paraíso de libertad.

El concierto se celebró en la plaza de toros de Vila. El precio de la entrada un ojo de la cara para la época, mil pesetas (seis euros). Los que tuvieron la suerte de asistir lo definen como el mejor que se ha celebrado nunca en las islas y lamentan que, a día de hoy, haya perdido tanta fuerza la música en directo.  Hace relativamente poco, el recuerdo de Bob Marley y de aquel concierto multitudinario de finales de los 70, volvió a la mente de los ibicencos. Los vecinos quisieron bautizar la nueva plaza, donde se alzaba el lugar del recital, como “Plaza Bob Marley”. Sin embargo el Ayuntamiento de Ibiza, temeroso -tal vez-, de convertirla en un espacio de humos, prefirió un nombre más autóctono: Es Pratet.

En 2009, 30 años después de su última visita, The Wilers, el grupo del legendario cantante de reggae,  regresó a las islas. Esta vez la afortunada fue Formentera. Y allí, entre la multitud, volvió a surgir la magia. La magia que enamoró a Bob Marley.

 

 

Related Posts