El puerto de Ibiza

elPuertoDeIbizaTras las murallas de Dalt Vila, en las pequeñas  y laberínticas callejuelas del casco antiguo de Ibiza, se encuentra uno de los grandes tesoros de la isla. Un lugar donde artistas, pescaderos y mercaderes coexistían en armonía y que, en los ochenta, se convirtió en uno de los mitos de la noche.El Puerto de Ibiza fue, durante muchos años, el centro neurálgico de toda actividad nocturna.
 
Allí abrieron bares que combinaban la estética del momento con la vieja arquitectura de los edificios; allí se reunían -y se reúnen- los relaciones públicas más importantes de las discotecas más importantes; allí, entre bares y comercios, se levantó un mercadillo hippie del que aún quedan pequeños tenderetes cerca del monumento a los Corsarios.
 
Cuando se cruza el umbral de la medianoche se ven los pasacalles de los clubs. Cuerpos jóvenes y trabajados. Poca ropa y mucha purpurina.  También desfilan los mejores travestis del mundo y, durante un momento, se puede tener la sensación de estar viviendo en primera persona una alocada película de Almodovar.
 
Y es que lo que muchos no saben, es que el  Puerto de Ibiza fue el espacio que mejor reprodujo la estética y filosofía de la movida madrileña, salvando -claro está-, Madrid. Y, como no puede ser de otra forma, tiene un protagonismo especial en el primer videoclip de Locomía…

 

Related Posts